27 oct. 2011

Ironías de la vida hacen que en este instante nos tengamos que mirar otra vez a los ojos, aunque está claro que ya nada es como lo que fue una vez, todas aquellas palabras de que no nos volveríamos a ver jamás se han borrado, aunque no lo hacemos por gusto nos ha tocado así supongo que será cosa del destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario