19 jul. 2011

Nos pasamos la vida corriendo tras nuestros sueños, volando hacia otras realidades, creyendo que lo imposible sucederá, viviendo en mundos paralelos, andando sobre calles llenas de felicidad, con los pies en el suelo y la cabeza en el cielo o quizás mucho más lejos, pensando en el futuro y recordando una y otra vez el pasado, creyendo que este mundo de un segundo a otro puede cambiar radicalmente, esperando lo inesperado, reflexionando sobre nuestras acciones, escuchando millones de mentiras al día, verdades una a la semana y ni eso, poniéndonos metas imposibles de conseguir.
De esas cosas conseguimos pocas, poquísimas aunque creemos todo lo contrario, siempre tenemos la esperanza de que algún día llegará pero, con eso ¿a quién intentamos engañar al mundo o a nosotros mismos? Lo cierto es que con esa perspectiva se vive realmente bien, hasta que chocas con la realidad; es lo que más duele de todo, pero como todas las demás veces te levantas de esa gran caída aprendes y creces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario