21 jun. 2011

Sonreír

Le encanta sonreír, pero odia su sonrisa.
Le encanta ver a la gente feliz, y a la vez serlo con ellos.
Le encanta que la regalen sonrisas, por cosas que hace, o simplemente por verla.
Si ve a alguien mal, intenta con todos los medios sacarle una sonrisa.
También tiene momentos de bajón, pero recuerda momentos o personas que le devuelven su sonrisa.
Si lo piensas bien, puedes tener al mundo en tu contra, puedes no tener ganas de absolutamente nada, puedes querer estar lo más solo posible, puedes odiar a todos, puedes no querer nada, pero con una sonrisa lo ganas todo, y al menos tienes algo, que por muy tonto te parezca es muy importante para ti y muy grande para los tuyos.
Intenta no dejar de sonreír muchas veces en tu vida, o no sabrás lo que es vivir de verdad.
Sé feliz aunque no tengas lo que quieres, aunque tus notas sean malisímas, aunque no puedas irte de vacaciones, o aunque hasta dentro de un tiempo no vuelvas a ver a tus amigos; porque siempre hay por algo por lo que puedes sonreír, lo que pasa es que, cuando estás triste no te dejas ayudar, y no te das cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario