26 oct. 2011

Siempre llega el momento en el que el vaso se llena de más

Te considero como algo importante para mi, y siempre la cagas no una sino millones de veces demostrándome que no mereces esa denominación, pero yo a pesar de todo sigo ahí día tras día dándote oportunidades en silencio y tú aun así sigues en tus trece ¿ qué quieres que no te vuelva a mirar a la cara ?, pues enhorabuena al final te lo has ganado a pulso, te miro y veo lo gilipollas que he sido a lo largo de este tiempo, me da asco el saber que te he dado tantas oportunidades y mucho más me da el saber que las has ido tirando una a una a la basura sin escrúpulos, sin ninguna pena, sin pensar en las consecuencias. Y no, no voy a ser la que te de ni media oportunidad más no pienso aceptar ningún tipo de perdón, ya no pienso aguantar más callándome, ni mordiéndome la lengua, el vaso se llena una única vez y desde ahí no hay vuelta atrás. Que el que tú no tengas escrúpulos ni si quiera corazón por todo lo que me has demostrado no significa que los demás seamos igual. Hasta aquí ha llegado mi paciencia pero no tengas ninguna duda de que algún día te la devolveré para que veas todo lo que he pasado por tu culpa únicamente, esta vez es definitiva no pienso arrepentirme jamás en la vida, me alivia el saber que lo que un día das es lo que te darán a ti en un futuro, pensaba que valías pero veo que no vales nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario