11 oct. 2011












-Era como si existiera una frontera. Más allá de la avenida principal, comenzaba el territorio peligroso. Cada día lo mismo, pero en el fondo cada día era distinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario