19 jul. 2011

Nadie ha llegado nunca a su meta, a su destino, al fin del camino, al paraíso con los ojos secos, ya que ha tenido que sufrir en el camino, aunque solo sea por las despedidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario