20 jul. 2011

Carta de un soldado; para alguien muy especial.

¡Hola pequeña! ¿Qué tal? Espero que al menos estés un poquito mejor de lo que estoy yo, porque este viaje me está demostrando que sin ti no puedo. Cada mañana me levanto con la esperanza de verte cariño, de ver tu sonrisa de niña pequeña, de ver tus preciosos ojos, de ver tu carita de muñeca, de ver tu cuerpo. Todos los días me despierto pensando en ti mi vida, y me acuesto igual. Todas las noches sueño que vuelvo junto a ti. Te quiero tanto que eres mi droga y esa adicción a ti me está matando por dentro no hay segundo que no te recuerde y tampoco hay ningún hueco de mi cabeza donde no estés tú mi pequeña. La foto tuya que traje junto a mi la tuve que quemar porque no podía seguir pensando que no puedo estar contigo cielo. Te extraño cada momento mi niña. ¡Lo eres todo princesa! ¡ Te quiero !

No hay comentarios:

Publicar un comentario