8 jun. 2011

Un día que la marcó

Un día, como cualquier otro, la niña morena de ojos color chocolate despertó, se vistió con lo que tenía pensado, todo ello lo hizo con la mayor felicidad. Se despidió de todo, y lo último que dijo, pero no por ello menos importante es "adiós preocupaciones". Ese día especial, no porque fuera su cumpleaños, ni mucho menos, pero ese día tenía ganas de hacer todo lo que el tiempo le permitiese, sin preocuparse por nada. Algunas de las cosas que hizo es ver el mundo desde arriba, se subió en un teleférico y observó todo desde las alturas pensó en lo pequeño que se ve todo, en lo grandes que nos creemos y lo pequeños que somos en realidad, más tarde subió a la montaña más alta que encontró, y gritó hasta quedarse afónica "hola mundo", después bajó de la montaña como si fuera un tobogán, allí abajo se hizo fotos con todo lo que le parecía oportuno, con las pequeñas cosas que en el futuro, le harían recordar aquel día tan genial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario