29 jun. 2011

Una de las historias más interesantes que tengo para contaros es esta: mis abuelos viven en Villaverde y tienen una casa bastante amplia y grande, a la que numerosas veces, por no decir todas las que voy coincido con mis primos. Pero hace un tiempo, yo odiaba ir allí, porque a mis primos los podía ver en otras ocasiones y sitios, porque si salía a la calle, no podía decir "tengo amigos", ya que, siempre que salía no encontraba a nadie con quien poder intercambiar algunas palabras. Todo eso, solo duró tres día, porque yo antes no iba tan a menudo, pero un día fui a comprar chuches con una prima pequeña, y en el camino que no conocía bien, cambió todo por completo, ya que apareció un rubio simpatiquísimo que me empezó a hablar, y al ratito era como si le conociera desde siempre, me presentó a su peña, que ese día conmigo éramos 10, a día de hoy también han cambiado mucho las cosas, ese rubio; es mi rubio, porque es como de mi familia, los 10 que éramos ahora somos 40 y ya no odio ir allí es más lo adoro, los adoro a ellos (:

No hay comentarios:

Publicar un comentario