11 abr. 2011

Rutina

Odio la rutina, odio siempre levantarme a la misma hora para ir al instituto, donde casi todos los días vuelvo igual que he ido con lo mismo, sin haber aprendido ni la mínima cosa, por eso, los sábados y domingos duermo hasta la hora que quiero. Odio ir siempre por el mismo camino, ver siempre las mismas flores, el mismo cesped, las mismas personas, el mismo aburrimiento, el mismo sueño. También odio caer en rutina por las tardes siempre ir a los mismos sitios, con la misma gente, con el mismo destino, con la misma bebida, con el mismo mechero, con el mismo dinero, con las mismas cosas que hacer, con las mismas experiencias que ayer, con las mismas cosas para comer, con las mismas caras que ver por la calle, con la misma basura, las mismas piedrecillas. Por ello, siempre intento cambiar, cambiar mi rumbo, las personas con las que salir, cambiar las cosas que decir, vivir nuevas experiencias para contar e incluso a veces cambio el dinero que llevarme, que siempre suele ser poco, también el mechero, el sitio donde sentarme. Me gusta cambiar las cosas que se puedan, ya que la rutina no me va mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario